Algunas de las estrategias implementadas en España para favorecer que los ciudadanos puedan actuar correctamente ante una parada cardiaca extrahospitalaria (PCR) han sido la regulación e instalación de desfibriladores externos automatizados (DEA) de acceso público [1] y el guiado telefónico desde el Centro de Coordinación de Urgencias (CCU) de los pasos a seguir para iniciar una reanimación cardiopulmonar (RCP) [2].

Puesto que es razonable pensar que las características del guiado telefónico puedan repercutir en el rendimiento de la RCP practicada por testigos y ésta, a su vez, en la probabilidad de supervivencia de la víctima, un grupo de investigadores de Osakidetza y de la Universidad del País Vasco coordinamos un experimento con la intención de analizar el contenido y calidad de las instrucciones telefónicas de RCP emitidas por un CCU durante la PCR asistida por personas sin entrenamiento.

Para nuestro experimento de simulación clínica invitamos a 21 ciudadanos voluntarios sin formación en RCP ni primeros auxilios a una particular “scape room” en la que debían enfrentarse a una situación de PCR apoyados por un DEA de acceso público y un teléfono móvil. Para simular el suceso empleamos un maniquí de alto realismo e introdujimos al participante en la escena mediante una historia (breafing). Cada simulación duró 9 minutos y fueron desarrolladas en un espacio que permitía la grabación sin interferir.
Cuando los participantes llamaban el teléfono de emergencias eran atendidos inicialmente por un operador (previamente informado sobre la naturaleza de la llamada) quien, tras el interrogatorio inicial, transfería la comunicación al coordinador sanitario. Las instrucciones telefónicas fueron suministradas por un total de 11 coordinadores (médicos o enfermeros experimentados).
Para el análisis del contenido de las instrucciones telefónicas se empleó una lista de comprobación de 14 items predefinidos con las indicaciones necesarias y consensuadas que deben emitirse.

Los resultados detallados de nuestro estudio acaban de ser publicados en la revista Anales del Sistema Sanitario de Navarra [3], pero podríamos resumir en puntos los aspectos principales:

  • Todos los participantes fueron capaces de iniciar maniobras de RCP.
  • Las instrucciones sobre cómo realizar la RCP se verbalizaron de formas muy heterogéneas y empleando indicaciones no normalizadas.
  • La mitad de los indicadores propuestos superaron el 90% de cumplimiento.
  • Las indicaciones más frecuentemente omitidas correspondieron a la necesidad de «comprimir fuerte y rápido» el tórax y la recomendación de activar el sistema manos libres del teléfono.
  • Las indicaciones más deficitarias fueron las referentes al ritmo de compresiones, con tendencia a marcar ritmos más lentos.

Son escasos los artículos que evalúan la calidad o el contenido del guiado telefónico de la RCP, lo que dificulta la comparación de resultados. Un estudio realizado en Asturias a partir de 28 llamadas al CCU por PCR detectó una proporción de cumplimiento de indicadores cercanos a los observados en nuestro trabajo [4].

Por su escaso énfasis, en este estudio destacan las instrucciones que atañen a la profundidad y ritmo de las compresiones. Las indicaciones telefónicas durante nuestras simulaciones fallaron al señalar la necesidad de «comprimir fuerte» y resultó destacable que en menos de la mitad de los casos se recomendó al reanimador que colocase el teléfono en modo manos libres, ya que la incomodidad evidente de portar el teléfono en la oreja mientras se practican compresiones podría afectar a la calidad de las mismas. Adicionalmente, el marcado vocal del ritmo desde el CCU resultó inadecuado en la mayor parte de los casos; un resultado en la línea de observaciones realizadas en publicaciones previas y que han suscitado soluciones como la integración de un metrónomo durante el guiado telefónico [5].

Otro aspecto a remarcar es la vaga descripción que desde el CCU se realizó sobre la forma correcta de colocarse el reanimador y preparar al paciente. Aunque para el clínico experimentado puede ser obvio que hay que posicionarse de rodillas junto a la víctima para practicar compresiones y que hay que hacerlo sobre su tórax descubierto, estos detalles podrían no ser deducidos por el alertante.

De los resultados de este ejercicio se desprende que el CCU es capaz de lograr que el alterante inicie masaje cardiaco, con independencia de su calidad, aunque existe margen de mejora en la forma de verbalizar las instrucciones. Los profesionales del CCU deben ofrecer unas indicaciones claras, concisas y homogéneas, con el fin de disminuir el tiempo hasta el inicio de la RCP, adoptando una postura cómoda para el reanimador, describiendo la forma de colocarse para realizar las compresiones e incidiendo en hacerlo fuerte y rápido, marcando el ritmo adecuado.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ballesteros-Peña S, Fernández-Aedo I, De la Fuente-Sancho I. Regulación de la desfibrilación externa semiautomática fuera del entorno sanitario en las comunidades autónomas de España: revisión de la situación actual. Emergencias 2019;31(6):429-34.
  2. García del Águila J, López-Messa J, Rosell-Ortiz F, de Elías-Hernández R, Martínez del Valle M, Sánchez-Santos L et al. Recomendaciones para el soporte telefónico a la reanimación por testigos desde los centros de coordinación de urgencias y emergencias. Med Intensiva. 2015;39:298-302.
  3. Ballesteros-Peña S, Fernández-Aedo I, Vallejo de la Hoz G, Etayo Sancho A; Alonso Pinillos A. Analysis of dispatcher-assisted cardiopulmonary resuscitation instructions to laypersons in an out-of-hospital cardiac arrest. An Sist San Navarra. 2020;43(2):203-7.
  4. Roza-Alonso CL, Cuervo-Menéndez JM, García-García JJ, Fente-Álvarez AI, Díaz-Fernández ME, Martínez-Valle M. ¿Cómo damos las instrucciones telefónicas de RCP?: Una evaluación previa a la estandarización del procedimiento. En: XXIII Congreso Nacional de la SEMG: 26-28 de mayo de 2016, Granada.
  5. Scott G, Barron T, Gardett I, Broadbent M, Downs H, Devey Let al. Can a software-based metronome tool enhance compression rate in a realistic 911 call scenario without adversely impacting compression depth for dispatcher-assisted CPR? Prehosp Disaster Med. 2018;33:399-405.

 


Autoría: Sendoa Ballesteros.

Artículo con revisión editorial. No existen conflictos de interés en relación al presente artículo. Las opiniones expresadas son responsabilidad exclusiva de los/las autores/as y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de los/las editores/as. Artículo bajo licencia de Creative Commons: Reconocimiento 4.0 Internacional.

Este documento debe citarse como: “Ballesteros S. Calidad de las instrucciones telefónicas durante la reanimación cardiopulmonar [Internet]. Enfermería Activa del Siglo XXI: blog abierto; 21 de septiembre de 2020. Disponible en: www.enfermeriaactiva.com”

Un comentario en «Calidad de las instrucciones telefónicas durante la reanimación cardiopulmonar»
  1. […] Y, por último, debe hacerse especial énfasis en desarrollar habilidades en los operadores telefónicos de los Centros de Coordinación de Emergencias 1-1-2 para que sean capaces de guiar a un alertante para que sea capaz de aplicar una RCP de calidad hasta la llegada de la ambulancia (algo de la que ya hablábamos en una entrada anterior). […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *