La retirada del pelo en la zona de la cirugía ha sido tradicionalmente parte de la preparación rutinaria del paciente antes de la cirugía. La retirada del pelo puede ser necesaria para exponer de forma correcta el campo quirúrgico y para delimitar bien la zona de la incisión. Además, la presencia de pelo puede dificultar la sutura de la piel y la colocación de apósitos sobre la cicatriz. Con respecto a la desinfección, se ha considerado clásicamente que el pelo dificulta la limpieza, aunque la evidencia sobre este respecto es inexistente. El pelo puede ser eliminado por varios métodos diferentes que incluyen el afeitado, el recorte del pelo y el uso de una crema que disuelve el pelo.

Una revisión sistemática de la Cochrane Colaboration (Tanner, 2011) sobre 14 ensayos clínicos determinó que los estudios de investigación existentes hasta la fecha eran demasiado pequeños y con defectos metodológicos como para poder sacar conclusiones sólidas, pero, sobre la base de la evidencia existente no se objetivaron evidencias de que la eliminación del vello antes de la operación afectase a las tasas de infecciones del sitio quirúrgico. Sin embargo, la misma revisión recomendó que, en el caso de existir necesidad de eliminar el pelo para facilitar la cirugía o la aplicación de apósitos adhesivos, el recorte en lugar del afeitado representaba la técnica que menos infecciones provocaba en el sitio quirúrgico.

Posteriormente, otra revisión y metanálisis actualizado sobre 19 ensayos controlados aleatorios (Lefebvre, 2015) confirmó la ausencia de cualquier beneficio de la depilación para prevenir la infección del sitio quirúrgico y objetivó un mayor riesgo de infección del sitio quirúrgico cuando se usa el afeitado para la depilación. Se compararon por primera vez la depilación química y el recorte. El riesgo de infección parece ser similar con ambos métodos.

Con respecto a las recomendaciones científicas y de las guías de práctica clínica, mayoritariamente se recomienda no eliminar el vello en el lugar de la operación de forma habitual, a menos que la presencia de vello interfiera con la operación. Si es necesaria la eliminación, no deben utilizarse hojas de afeitar, sino una maquinilla eléctrica con cabezal de un solo uso el mismo día de la cirugía (SHEA, NICE, NHSS, MSSSI) o con 2h de antelación a la cirugía (CPSI). El Healthcare Infection Control Practices Advisory Committee de los Estados Unidos de América (HICPAC) no da una evidencia cuantificable, pero sí recuerda que desde 2006, el Programa de Mejoramiento del Cuidado Quirúrgico se amplió para incluir la eliminación del vello del paciente en el sitio quirúrgico (Monge, 2006). Debido al cumplimiento casi universal de esta medida, The Centers for Medicare & Medicaid Services (CMS) la retiró en 2012. La Organización Mundial de la Salud recomienda que no debe ser eliminado el vello en los pacientes que vayan a ser sometidos a cualquier cirugía, siendo usada una maquinilla eléctrica en el caso de que sí sea absolutamente necesario.

 

Sumario de recomendaciones sobre la retirada de pelo antes de la cirugía

Sociedad científica (año)

Recomendación

Society for Healthcare Epidemiology of America (SHEA, 2014) / Infectious Diseases Society of America (IDSA, 2014)
No eliminar el pelo de la zona de cirugía a no ser que interfiera con la intervención. No usar modo de afeitado

The National Institute for Health and Care Excellence (NICE, 2013)

No existe suficiente evidencia sobre el efecto beneficioso de eliminar el pelo de la zona de cirugía. No usar método de afeitado
The Royal College of Physicians of Ireland (HIH, 2012) Evitar la eliminación del pelo. En caso de ser necesario, usar cortadora de uso único
USA Institute for Healthcare Improvement: surgical site infection (2012) Evitar la eliminación del pelo. En caso de ser necesario, usar cortadora de uso único
Health Protection Scotland bundle (2015) Evitar la eliminación del pelo. En caso de ser necesario, usar cortadora de uso único
UK High impact intervention bundle (2011) Si es necesaria la eliminación del pelo, usar cortadora de uso único lo más cercano en el tiempo a la cirugía

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Tanner J, Norrie P, Melen K. Preoperative hair removal to reduce surgical site infection. Cochrane Database of Systematic Reviews 2011, Issue 11. Art. No.: CD004122. DOI: 10.1002/14651858.CD004122.pub4
  • Lefebvre A, Saliou P, Lucet JC, et al. Preoperative hair removal and surgical site infections: network meta-analysis of randomized controlled trials. J Hosp Infect. 2015;91(2):100-108.
  • Monge Jodra V, Sainz de Los Terreros Soler L, Diaz-Agero Perez C, Saa Requejo CM, Plana Farras N. Excess length of stay attributable to surgical site infection following hip replacement: a nested case-control study. Infect Control Hosp Epidemiol. 2006;27(12):1299-1303.
  • Anderson DJ, Podgorny K, Berríos-Torres SI, et al. Strategies to prevent surgical site infections in acute care hospitals: 2014 update. Infect Control Hosp Epidemiol. 2014;35(6):605-627.
  • National Institute for Clinical Excellence. Surgical site infection. A summary of selected new evidence relevant to NICE clinical guideline 74 «Prevention and treatment of surgical 2008». Londres: National Institute for Health and Care Excellence; 2013. Disponible en: https://www.nice.org.uk/guidance/qs49/resources/surgical-site-infection-2098675107781
  • Joint Royal College of Surgeons in Ireland/Royal Colleges of Physicians of Ireland Working Group on Prevention of Surgical Site Infection. Preventing surgical site infections. Key recommendations for practice. Dublín: Joint Royal College of Surgeons in Ireland; 2012. Disponible en: https://www.rcpi.ie/news/publications/author/joint-rcsircpi-working-group-on-preventiom-of-surgical-site-infection/
  • How-to guide: Prevent surgical site infection for hip and knee arthroplasty. Cambridge, MA: Institute for Healthcare Improvement; 2012. Disponible en: www.IHI.org
  • Health Protection Scotland. What are the key infection prevention and control recommendations to inform a surgical site infection prevention quality improvement tool? Escocia: National Health Services Scotland; 2015. Disponible en: http://www.hps.scot.nhs.uk/resourcedocument.aspx?id=2805
  • High impact interventions. Department of Health. Disponible en: http://hcai-dh-gov-uk/whatdoido/high-impact-interventions

 

 


Autoría: Sendoa Ballesteros.

Artículo con revisión editorial. No existen conflictos de interés en relación al presente artículo. Las opiniones expresadas son responsabilidad exclusiva de los/las autores/as y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de los/las editores/as. Artículo bajo licencia de Creative Commons: Reconocimiento 4.0 Internacional.

Este documento debe citarse como: “Ballesteros S. Retirada preoperatoria de vello: una visión desde la evidencia científica [Internet]. Enfermería Activa del Siglo XXI: blog abierto; 20 de diciembre de 2021. Disponible en: www.enfermeriaactiva.com”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *